31 marzo, 2016

Retrato alterado

Todo es perfecto, menos la exactitud de los ojos azules y la nítida lágrima recorriendo el rostro como si fuera silicona. Todo es natural, salvo las negras hormigas que deambulan por las facciones albas y suaves. Todo es normal si olvidamos la mordaza de acero que sella sus labios con eficacia infalible. Todo es tranquilizador excepto por esa mirada alocada que se fija en ti y por los dientes que se asoman por entre los pálidos labios. Todo me gusta excluyendo las negrísimas pupilas que semejan una ventana a los infiernos. Todo plausible, aceptable, comprensible. Todo menos esa mejilla rasgada y arrancada como si fuera un papel donde estuviera escrita la palabra MIEDO. 

19 marzo, 2016

El prodigio de la escritura

Un líder nato llamado Jesús desafió al imperio romano y sus colaboradores judíos que sojuzgaban al pueblo, sometiéndolo a pobreza, hambre y esclavitud. Cuando llegó a convertirse en auténtica amenaza, el gobernador lo mandó a llamar para ofrecerle riquezas y honores. Fue nombrado cónsul del imperio y gozó de grandes favores y riquezas hasta su temprana muerte, producto del vicio y los excesos. Un escriba demente escribió una célebre ucronía donde Jesús era perseguido y crucificado para dar paso a un nuevo orden de cosas, más justo y libre. Como se sabe, ese tipo de ocurrencias solo vive en mentes desquiciadas.

11 marzo, 2016

Oda narrativa a Marylin

La encontré en un bar de aquellos donde solo llegamos borrachos perdidos, agotados vendedores ambulantes y hombres o mujeres exasperados. Se veía exhausta, cansada de vivir y sus grandes ojos tristes, cargados de rimmel, me hablaron de esperanzas perdidas y amores imposibles.

Me senté a su mesa y pedí dos mojitos, uno para ella y otro para mí. Ella parpadeó con sus ojos oblicuos; las pestañas largas y negras bajaron y subieron como alas de una mariposa infinitamente bella. Una onda de pelo platinado cayó sobre su ojo derecho y me regaló una sonrisa. Bebió un sorbo de mojito y dejó escapar un murmullo.

Vi el rouge marcado en el borde del vaso. El lunar de la mejilla: estaba donde debía. Sonreí. Estrellamos nuestros tragos y ella me enseñó sus dientes perfectos. Entonces nos disolvimos, como si hubiéramos caído dentro de los vasos, y quedamos atrapados en una fotografía inexistente. 

03 marzo, 2016

Tarjeta navideña

Como bestia se deja caer Jesús sobre el putísimo Viejo de Pascua, dándole de trompadas hasta que se rompe las manos con tanto leñazo y comienzan a sangrarle los nudillos con los signos de la pasión. El viejo de mierda grita y pide socorro, pero nadie viene, porque todos están comprando en los centros comerciales. Jesús le hace tragar la corona de espinas, que la mastique el hijoputa, eso le rechina mientras no para de propinarle un charchazo tras otro. Mercachifle de mierda, retorna a la concha de tu madre, fuera de mi templo, que nunca nazcas, pendejo execrable, a otro lado con tus promesas y tu becerro de oro. Por fin lo aporrea con la cruz, que se vaya a la misma mierda tu navidad de prestamista abusivo, tu mísera fiesta materialista para idiotas. Ahí lo dejé, dándole puñetazos por donde le cayeran al maldito veterano; para mí que se lo merece el cabrón. No lo defendí.
 
hits Blogalaxia Top Blogs Chile