25 noviembre, 2007

Mutatis mutandi


La chica se empeñó en cambiar su nariz: quería una más pequeña y respingada. Sus abnegados padres se lo concedieron. Hay que decir que antes ella se había teñido el pelo de rojo e insertado siete piercing en aquellas escasas partes de su cuerpo todavía no cubiertas por un tatuaje. Tras sucesivas pataletas convenció a sus progenitores para realizar nuevos cambios. Se agrandó los senos, aplanó su barriga, estilizó sus piernas y afirmó sus nalgas. Y muchas otras cirugías. Dos años después poco quedaba de ella misma. Sufrió una crisis identitaria que agravó su bulimia y la depresión endógena que la afectaban. Desesperada, se arrojó desde la terraza de un edificio. Nadie reconoció sus restos.

3 comentarios:

Armando (あるまんど) dijo...

De hecho, me reí. Nuncq quedo indiferente al humor negro. Sad but true. Creo además, que eso está sucediedo tambien a nivel mental. ¿Somos relmente lo que vemos en el espejo, o lo que decimos (o creemos decir)?

Saludos

www.labruma.blogspot.com

pezenseco dijo...

Primera vez que paso por acá. Me ha gustado el texto: como una versión del barco de Teseo en una sola persona. ¿No será un poco así la vida de todos, uno mismo es uno en un momento y otro después? Es decir, incluso sin cirugías. Un cordial saludo.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
 
hits Blogalaxia Top Blogs Chile