19 enero, 2008

La cosa de allá arriba

Yo sé que estás allí, dentro del ropero, puedo escuchar desde el primer piso tu respiración dificultosa, sentir como te revuelves inquieta, maldita criatura, siento los lamentos de la madera que se queja bajo tu peso. Si pudieras, saldrías de ahí – a veces lo haces – y bajarías la escalera haciendo crujir los escalones uno a uno con tus pies escamosos, verdes, llenos de algas igual que tu piel resbalosa, cubierta de légamo de quizás qué horrible lugar. Respiras más fuerte ahora, es casi un bramido, el ropero se estremece, bajo el volumen del televisor, pero inmediatamente viene un silencio más difícil de soportar que los ruidos de la película o tus movimientos allá arriba, parece que ese silencio durara más, tú saldrías de allí en todo tu esplendor, con toda tu maligni­dad, con tus ojos hambrientos y terribles, tus garras filosas, tus dientes de tiburón. Eso, podrías llegar al fin. A veces todo se reduce a esperarte, espero la noche para este duelo cotidiano. Yo sé que un día va a ocurrir. No sé cómo explicarlo: sólo lo sé. Bajarás con tus tentáculos, tus ventosas, tus brazos – lo que sean – dirigidos hacía mí y yo no podré moverme, me quedaré mirándote, paralizado, inmóvil, así como si fuera de piedra. Tal vez alcance a recordar algún párrafo de Lovecraft. Pero lo importante es que estarás acá, de este lado, y yo no podré moverme. Respiras, te mueves inquieta, maldita criatura. Te puedo ver casi, agazapada en la oscuridad, tus ojos brillando. A pesar del miedo, a veces me imagino qué ocurriría si tú bajases, qué ocurriría, qué ocurriría si entraran en ese momento mis padres, que están prontos a regresar, por eso creo que ya no bajarás, aunque a veces, a veces, casi es como si lo deseara.

2 comentarios:

La Loba Esteparia dijo...

Apenas leo sus primeras palabras y me dan una sensacion tan esquisita. No pude evitar guardarme las ganas de comentarle. Bueno, estoy en el colegio y me toca para leer en literaura Cuentos chilenos contemporaneos 2000.
Es como ovbio decir que ahí lo descubrí, me encantó demasiado Cruzar La Calle, al tiro supe que ese cuento sería el mejor del libro en sí. Busqué tu nombre en google para ver qué más encontraba y ví que tenías blog, ahora tengo que seguir leyendo y preparando ideas para un ensayo... asi que espero tener mas adelante el tiempo para pasarme de nuevo y leer tu blog sin presiones. Saludos para ti.
:) un honor postearte, aun que ni se si leerás esto algun día. adioos.

Anónimo dijo...

Gracias por tus comentarios, Loba Esteparia, honor que tú me haces. Ya ves que sí leo los posteos. Mis saludos

Diego

 
hits Blogalaxia Top Blogs Chile