16 marzo, 2008

Estética integral

Le quitaron las bolsas de los ojos. Le extrajeron la papada. Liposucciones por doquier. Un by-pass gástrico. Extirparon su apéndice y su vesícula. Un ciento de lunares, liposomas fueron cauterizados o extraídos. Forúnculos, puntos negros, espinillas, fuera. Redujeron su barriga y el tamaño de sus senos, recortaron el tejido fláccido de los antebrazos y los muslos. Reajustaron su cuello, retocaron sus orejas. Tras unos meses, desapareció en la clínica. Y no dejó huella.

2 comentarios:

Dédalus dijo...

Genial. En clave de microrrelato y con ese punto ácido que, por crítico, tanto llega donde debe.

Un saludo, Diego.

XIMENA dijo...

buena güena !weeena! regüena

 
hits Blogalaxia Top Blogs Chile