24 julio, 2010

El hombre que temía a los gatos


dedicado a la Montesorrita, Alta Comisionada de la Internacional del Microrrelato en Chile

Cuando acabó el tiempo de las exposiciones teóricas, antojadizas y disparatadas, el auditórium se iluminó gracias a la predominancia del alivio. Llegaba la esperada hora de la lectura, y los microcuentistas –estructurados en perfecto carrusel- prepararon la artillería. La expectación de los asistentes sugería –de manera insolente y descomedida- que todos los preludios habían sido estériles, superfluos.
Pues bien, los escritores esgrimieron sus armas y lanzaron inmisericordemente toda clase de ficciones mínimas sobre la muchedumbre enfervorecida: medusas, cuchillos feroces, arcanos, lobizones, oleajes.
Hacia el término de la lectura, sin romper el silencio gracias a sus patas acolchadas, un gato saltó al tablado y luego a la mesa donde los autores sujetaban sus breves historias. Convertido en un ínfimo führer, les pasó revista. Se tomaba unos segundos frente a cada cual, examinándolos con sus ojos azules.
Al final del carrusel, estaba el joven alto y moreno. Lo escogió, le clavó su mirada maléfica y halló lo que buscaba: el miedo atávico. Lo arrinconó en el escenario, como hacen los boxeadores en el round que da término a la pelea. Le lanzaba ínfimos zarpazos mientras el público aplaudía a rabiar aquella performance.
Los autores despreciados por el gato deliberaron en susurros sobre el significado de todo aquello. Yo creo que nos introdujimos en un microcuento, aseveró G. Creo que es uno mío, discurrió S. Da lo mismo quien sea el autor, no sean presumidos, rabió P. Lo único que importa es el final, advirtió L. Mejor nos vamos, propuso D. Muy bien, aceptó M, la moderadora.
Se fueron todos. El público también. Sólo permanecieron el gato y el joven escritor acorralado, atrapados en la historia inconclusa.

2 comentarios:

alan dijo...

hola diego muy interesante lo que escribes te felicito
te mando un abrazo ... y yo conoci a alguien que le temía a los conejos .. saludos

muñoz valenzuela dijo...

Gracias por tus comentarios, Alan, un abrazo para ti también.

 
hits Blogalaxia Top Blogs Chile