19 febrero, 2016

El arte del cambio

Para el otoño, con la ayuda del helado viento, el pájaro se transformó en hoja. Por aburrimiento y cansancio la hoja devino en saudade; la devoró un poeta y así se convirtió en literatura, y después en libro. El libro llegó a las manos de un niño en una apartada región del sur, donde reinaban los glaciares y los bosques interminables. El niño leyó el libro, consumió el otoño bañado de hojas que volaron por sobre los árboles y los glaciares, trocadas en bellos pájaros bermellón y azul eléctrico. 

4 comentarios:

A.Kunizawa dijo...

Exlente descripcion de la mutacion constante... Saludos de Uruguay y gracias por compartir tu arte. Saludos

muñoz valenzuela dijo...

Gracias y otro abrazo para ti

Hola, me llamo Julio David dijo...

Qué preciosas imágenes y sensaciones construiste aquí. Realmente muy inspirador. Saludos.

muñoz valenzuela dijo...

AGradecido de tus palabras

 
hits Blogalaxia Top Blogs Chile